top of page

CONTROLAR LA CABEZA DE LOS DEMÁS: ¿UNA UTOPÍA O UNA ILUSIÓN PELIGROSA?

Actualizado: 1 ago 2023


Gestionar la incertidumbre puede ser una tarea difícil, ¿verdad? En mis sesiones, me encuentro con muchas personas que no se sienten cómodas con lo desconocido, lo que está por venir, lo que se escapa de sus manos. Y es ahí donde radica el principal problema. Centramos gran parte de nuestra atención en cosas que no dependen de nosotros, en las opiniones de los demás, en todo lo que está fuera de nuestro alcance, y como resultado, nos sentimos inseguros, frustrados y con miedo al fracaso. Pero aquí tenemos nuestro primer punto de partida: ¡CAMBIAR NUESTRO FOCO!


Todo esto que acabo de mencionar no solo nos genera sensaciones de inseguridad, sino que también puede llevarnos a desconectarnos de nosotros mismos. ¿Alguna vez te has visto actuando para complacer a los demás o evitar conflictos, en lugar de seguir tus deseos y necesidades? Si te identificas con esto, déjame decirte que cada vez que actuamos por presiones externas, nos alejamos más de nuestro ser interior y tratamos de controlar lo incontrolable: ¿qué pensará el otro?, ¿cómo reaccionará aquella persona? Y así es como terminamos sintiéndonos insatisfechos, frustrados y enfadados con nosotros mismos.


Entonces, ¿por qué actuamos así si no tenemos control absoluto sobre todo? La respuesta radica en nuestra falsa sensación de control. Quizás en alguna ocasión te has reprimido para evitar un conflicto, y casualmente, las cosas han salido como querías. Entonces, tu mente cree que siempre puedes controlarlo todo y actúa en consecuencia. Sin embargo, estoy segura de que también ha habido momentos en los que, a pesar de ceder ante las expectativas externas, te has sentido disgustado y con ganas de expresarte y pedir lo que realmente querías. Vivir así puede ser desesperante.


Además, cuanto más intentas controlar tu entorno, más sientes que nada está bajo tu control. Es como si cada vez que cierras una puerta, se abrieran tres más, y cuando las cierras, ¡se abren siete! Intentar controlar lo incontrolable se convierte en una tarea imposible.


Entonces, ¿cuál es la solución? Centrar la atención en todo lo que SÍ está en nuestras manos. Antes de tomar decisiones o hablar, tómate un momento para pensar: ¿qué pienso sobre este tema?, ¿qué siento?, ¿qué quiero hacer? Te animo a que lo pruebes con pequeñas situaciones cotidianas, como decidir qué comer o qué película ver. Evita los "me da igual", "lo que prefieras" o "como tú quieras". En lugar de ello, conecta con lo que tú sientes y deseas. Ahora bien, una vez que has conectado con tus pensamientos y necesidades, puede que surja la dificultad de actuar y expresarlo abiertamente. En ese caso, recuerda esta frase: ¡ACTÚO Y YA GESTIONARÉ LO QUE VENGA!


En otras palabras, si deseas expresar tus pensamientos y lo haces de manera reflexiva y respetuosa, y la otra persona no recibe bien tus palabras o se enfada, no te preocupes. Podrás abordar esa situación más adelante, preguntándole qué le ha molestado o qué ha causado su reacción. Lo importante es que actúes en congruencia con tus creencias y necesidades.


Recuerda que nos relacionamos con adultos, y si alguien no está de acuerdo con algo o no desea hacer algo, debería ser capaz de expresarlo, pedir ayuda o decir simplemente que no le agrada. Si no lo hace, no es tu responsabilidad. Tu responsabilidad es actuar de manera respetuosa, sin imponer ni gritar, pero no es tu deber complacer siempre o estar siempre disponible para los demás. Por otro lado, si temes que alguien esté enfadado contigo y no te lo expresa, eso es un problema suyo por no comunicarse. Si no te lo dice, no podrás hablar y buscar una solución. ¡No es tu responsabilidad adivinar lo que pasa por su cabeza!


En resumen, intentar controlar lo externo es imposible y solo nos generará angustia y frustración. Conecta con lo que está en tu mano, te ayudará a tomar decisiones asertivas. Y recuerda que en las relaciones entre adultos, cada uno debe asumir su responsabilidad y expresar lo que necesita. Si la otra persona no lo hace, no es tu carga llevar esa responsabilidad. ¡Enfócate en ti y lo demás... ya lo gestionaremos!


Si necesitas ayuda para gestionar las situaciones de tu día a día y deseas trabajar conmigo, no dudes en ponerte en contacto; estaré encantada de acompañarte en el proceso.

100 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

VIVIR EN EL PRESENTE

"Es lunes y ya estoy pensando en el viernes". ¿Te suena familiar? A veces, esa sensación de aburrimiento durante la semana se debe a la rutina y la falta de conexión emocional. En ese momento nuestra

TU CUERPO TE ESTÁ HABLANDO

¿Estás escuchando tu cuerpo? Nuestro cuerpo habla un idioma diferente al nuestro, pero siempre busca la forma de hacernos llegar el mensaje. A veces nos habla en forma de dolor de tripa, otras veces c

REFLEXIÓN SOBRE LA PELÍCULA INSIDE OUT (DEL REVÉS)

¡¡¡ATENCIÓN, SPOILER!!! Esta película de Disney de dibujos animados tiene mucho contenido simbólico que nos habla de la vida, de la importancia que tienen TODAS las emociones, todo ello representado e

bottom of page