REFLEXIÓN SOBRE LA PELÍCULA INSIDE OUT (DEL REVÉS)

¡¡¡ATENCIÓN, SPOILER!!!


Esta película de Disney de dibujos animados tiene mucho contenido simbólico que nos habla de la vida, de la importancia que tienen TODAS las emociones, todo ello representado en la vida de una niña, Riley. Nuestra protagonista es una niña feliz, contenta en su colegio y en su casa con sus padres. En la película, las emociones básicas aparecen representadas en forma de personajes. En el comienzo, Alegría, uno de nuestros personajes principales, se posiciona como el centro del mundo interno de Riley; es la emoción que le anima a estar con sus amigas, a disfrutar de su familia, a jugar a su deporte favorito...


A medida que Riley va creciendo, apreciamos como las emociones van adoptando su papel fundamental para el aprendizaje. Asco evita que se acerque a lo que no le gusta, Ira pone límites para expresar lo que quiere cambiar y Miedo manda alarmas cuando algo le asusta para que tenga cuidado.



Llega un día en el que todo se torna en la vida de Riley, sus padres tienen que mudarse de ciudad. Esto no resulta fácil de gestionar para una niña, lo podemos ver reflejado en su mundo interno. Todas estas emociones tienen como objetivo fundamental animar a Riley. Buscan que esté contenta en todo momento, y para ello ponen todas sus fuerzas en evitar que Tristeza tome el control de los mandos.



Tristeza intenta ejercer su papel pero es rechazada continuamente por las demás emociones, como si sentir tristeza fuera a ser algo horrible para Riley. Como consecuencia de esta lucha interna, Tristeza cae al vacío dentro del mundo de recuerdos de Riley, y no cae sola, ya que Alegría se pierde con ella. Esto no es casualidad, en el momento en el que intentamos bloquear una emoción que deberíamos sentir, estamos bloqueando TAMBIÉN la alegría, ya que solo somos capaces de sentirnos felices si conseguimos gestionar TODAS nuestras emociones.


Aquí empieza la aventura de Alegría y Tristeza donde deben encontrar la forma de volver con las otras emociones. Mientras tanto, en la película vemos como Riley se encuentra revuelta, irascible, responde mal a sus padres, no se encuentra cómoda en el cole... No sabe qué esta ocurriendo en su mundo interior y eso le hace estar perdida, con la sensación de que no lo puede gestionar. Es decir, al intentar evitar SENTIR una emoción como es la tristeza, esto provoca un caos emocional. Intentamos que el cuerpo no exprese lo que realmente está sintiendo; omitimos que hay algo que me ha hecho daño. Si no escuchamos nuestras emociones, es posible que nuestro cuerpo se intente comunicar con nosotros de otra forma. Por ejemplo con dolores de cabeza, con dermatitis exagerada, con malestar estomacal...


Riley necesita conectar con su emoción de Tristeza por estar lejos de sus amigas, de su cole, de su ciudad, necesita darle un espacio a todo esto, ya que son cosas muy importantes para ella. Igual que Ira, Asco, Miedo y Alegría tienen su función, Tristeza tiene la suya, IGUAL de importante que las demás.


Cuando finalmente Tristeza y Alegría vuelven con las demás emociones, Riley se permite estar triste, compartirlo con sus padres y desahogarse; esto le lleva a sentirse finalmente contenta e ilusionada por empezar la nueva vida en la ciudad.


Y esta es una de las ironías del ser humano, tratamos de evitar sentirnos mal pero el método que utilizamos genera aun más sufrimiento.


En terapia, aprender a conectar con nuestras emociones es uno de los objetivos fundamentales. Se adquieren recursos para gestionarlas sin que nos abrumen y nos bloqueen.


PERMÍTETE SENTIR TODA EMOCIÓN QUE VENGA, DALE UN SENTIDO Y ACTÚA SEGÚN TU NECESIDAD. TODAS LAS EMOCIONES SON IMPORTANTES.










13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo